Se espera que descienda el consumo UE de cerdo y vacuno y aumente el de pollo y cordero en la próxima década

Para 2030, el mercado cárnico de la UE se verá afectado por los cambios en las preferencias de los consumidores, el potencial de exportación, la rentabilidad y, en el caso de la carne de vacuno, los cambios en el sector lácteo. El consumo total de carne en la UE disminuirá, pasando de 69.3 kg per cápita en 2018 a 68.7 kg en 2030.

Fecha: 12-Dec-2018

Tags: mercados , carne

Fuente: Agrodigital

Este descenso será impulsado por una menor disponibilidad, incluso con mayores importaciones, pero también se verá afectado por la preferencia de una menor ingesta de carne y sustitutos de la carne.

Además, a nivel de la UE, los consumidores elegirán consumir diferentes carnes. Por ejemplo, se espera que el consumo de carne de cerdo y de vacuno disminuya, mientras que la carne de aves se consumirán cada vez más.

También se espera que aumente el consumo de carne de ovino, gracias a la diversificación de la dieta y los cambios en la estructura de la población de la UE. La producción de carne de vacuno de la UE alcanzó su punto más bajo en 2013 (7,48 Mt), tras lo que se recuperó llegando a 8,2 Mt en 2018. 

Sin embargo, se espera que la producción vuelva a disminuir, llegando a 7,7 Mt en 2030, influenciada por un rebaño más pequeño, una baja rentabilidad y una disminución de la demanda. La competencia en el mercado global también será fuerte, lo que provocará primero una caída en los precios para la primera mitad del período 2018-24, seguida de una estabilización de precios hacia 2030. 

En cuanto a la carne de ovino y caprino, se prevé que la producción se recupere y aumente durante 2018-2030, gracias a la mejora de los ingresos de los ganaderos, el mantenimiento de la ayuda asociada y a una demanda interna sostenida.

Se estima que podría alcanzar 950,000 t en 2030, en comparación con 903,000 t en 2018. El precio de la UE se estabilizará a un nivel más alto que entre 2010-2017. El consumo de carne de cerdo en la UE disminuirá de 32,5 kg per cápita en 2018 a 31,7 kg en 2030. Esta reducción se verá compensada por las exportaciones. La demanda mundial de importaciones de carne de cerdo comunitaria seguirá creciendo a una tasa del 0,7% anual durante 2018-2030. La mayoría de las exportaciones serán a China, a pesar de la fuerte competencia de Estados Unidos y Brasil. La producción se reducirá ligeramente, pasando de los 24 Mt en 2018 a 23,6 Mt en 2030. Las aves de corral son la única carne que experimentará un fuerte aumento en la producción y el consumo en la UE.

En comparación con otras carnes, disfruta de ciertas ventajas como que es más asequible, la ausencia de restricciones religiosas, una imagen saludable, emisiones limitadas de GEI, menores costos de producción y menores inversiones requeridas. Para 2030, la producción de la UE debería alcanzar los 15,5 millones de toneladas, en comparación con los 14,2 millones de toneladas de 2018. La demanda mundial también aumentará, lo que apoyará el aumento de las exportaciones de la UE, gracias a la valorización de diferentes cortes de carne de aves de corral y varios destinos.