Rechazan la importación de tomate de Italia por elevada presencia de pesticida

En los tomates italianos se encontraron restos del insecticida organofosforado clorpirifos, que estaba presente en una proporción de 0’14 miligramos por kilo, 14 veces más del Límite Máximo de Residuos que está establecido en el mínimo detectable, 0’01 miligramos/kilo.

Fuente: HortoInfo

El Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos RASFF (Rapid Alert System for Food and Feed) ha comunicado con fecha 1 de octubre una alerta sanitaria por presencia de residuos del insecticida clorpirifos, en una alta concentración, en una partida de tomate procedente de Italia.

Según ha podido saber Hortoinfo, los residuos del pesticida fueron encontrados en los tomates italianos por las autoridades de Croacia, país a cuyos mercados estaban destinados, procediendo a su inmovilización.

El insecticida organofosforado estaba presente en los tomates en una proporción de 0’14 miligramos por kilo, 14 veces más del Límite Máximo de Residuos (LMR), que está establecido en 0’01 miligramos por kilo - ppm.

El RASFF ha calificado de gravedad la presencia del clorpirifos en los tomates italianos.

Hay que recordar que las autoridades de la Unión Europea rebajaron el Límite Máximo de Residuos (LMR) para el clorpirifos a 0’01 miligramos por kilo, cantidad mínima detectable, lo que en la práctica lo convierte en un producto no autorizado.

Clorpirifos

Se trata de un insecticida organofosforado, con un amplio grado de control y alto poder de penetración, que actúa sobre los insectos por contacto, ingestión e inhalación. Controla un amplio espectro de insectos chupadores y masticadores.

Un grupo de investigadores de las facultades de Farmacia y Bioquímica y de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), junto con científicos de la Universidad Nacional de Comahue (Argentina), han comprobado que la exposición a bajas dosis de Clorpirifos (CPF) produce cáncer de mama. (Ver Hortoinfo de 25/02/2016)

Tras la reducción de los LMR para esta sustancia por parte de la Comisión Europea, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente español aprobó la retirada de los formulados a base de Clorpirifos (etil), para su empleo en los cultivos de tomate, tomate, melón, sandía, patata, coles, alcachofa, manzana, pera, tomate, uva de mesa, frambuesa y arándanos. (Hortoinfo de 20/07/2015)