Miguel Gracia: "Si hace un siglo los canales de agua sirvieron para asentar población, hoy los canales tecnológicos tienen que servir para el mismo fin"

"La banda ancha y la posibilidad de conexión a las nuevas tecnologías suponen hoy para el medio rural lo que la infraestructuras hidráulicas y los canales para el regadío fueron en el siglo pasado".

Tags: tecnología

Fuente: DPHuesca

Con este ejemplo, Miguel Gracia ha mostrado su convencimiento de que hay opciones de futuro para la provincia de Huesca, un futuro que a su juicio "pasa por ofrecer posibilidades de vivir en el medio rural a través de elementos que supongan igualdad de oportunidades para los ciudadanos de los pueblos con respecto a los de las urbes".

Para el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, "si en el siglo pasado, con menos recursos y con instituciones mucho más débiles, fuimos capaces de frenar el abandono de una parte del territorio y ofrecer posibilidades a las clases sociales menos favorecidas, hoy, el Gobierno central con más recursos, tecnologías y conocimientos, no tiene excusas para negar las demandas que se exigen  desde el medio rural".

En la festividad de San Isidro,el Presidente de la DPH ha recordado que hoy el medio rural de la provincia necesita de oportunidades para asentar población

"Las nuevas tecnologías de la comunicación no deben suponer una mayor distancia entre lo rural y lo urbano, sino que han de ser la oportunidad para reducir la brecha tecnológica y que empresas, autónomos, ayuntamientos y los propios hogares, tengan acceso rápido y ágil a Internet". En este sentido, la Diputación de Huesca, con una parte de fondos europeos del Gobierno de Aragón, está desarrollando el proyecto para que la banda ancha llegue a más de 300 localidades de la provincia".

Estas declaraciones las ha realizado en el contexto conmemorativo de la celebración de la festividad de San Isidro, patrón de los agricultores, y que se desarrolla en prácticamente toda la provincia de Huesca con diversos actos. Uno de ellos ha sido laromería a la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, con la presencia también de laVicepresidenta Elisa Sancho, adonde han llegado más de 300 personas que partían esta mañana desde diferentes localidades del entorno de este monumento con vecinos de Pallaruelo de Monegros, Cantalobos, Orillena, y, principalmente, de Lanaja y La Cartuja de Monegros donde siempre ha habido un vínculo muy estrecho generación tras generación y parte fundamental de la historia de este pueblo de colonización que cumple 50 años.

A este monasterio está dedicado el último capítulo de la publicación 'La Cartuja de Monegros, echando raíces', cuya presentación ha tenido lugar a sus puertas y que forma parte de las iniciativas impulsadas por sus propios vecinos con el fin de celebrar el aniversario de este pueblo de colonización que fue creado en el año 1968 y que estaba destinado a ser uno de los mayores de la zona del Ebro. El Presidente de la Diputación Provincial de Huesca ha querido hacer visible "el esfuerzo que supuso para los nuevos colonos adaptarse a una situación compleja donde todo estaba por hacer y supieron, con acierto, abanderar una de las mayores transformaciones con nuevos paisajes con los regadíos, nuevas economías...".

Junto a Miguel Gracia ha estado el alcalde de Sariñena, Francisco Villellas, y la presidenta de la Asociación del 50 aniversario, Natalia Pérez, quien ha dicho que, al igual que este libro, "el pueblo donde vivimos es resultado de un trabajo que no puede ser más que colectivo, sumando el esfuerzo de todos para sacar adelante proyectos como el grupo de teatro, las fiestas patronales, la matacía popular, las jornadas navideñas o los cursos de la Asociación de Mujeres". También ha detallado todas las instalaciones que se han ido creando hasta el día de hoy como bar, tienda, consultorio médico, farmacia, el asfaltado de calles, piscinas y otros espacios deportivos, además de mantener abierta la escuela con niños hasta 6º curso.

Sus autoras, la periodista Patricia Puértolas y la investigadora Gemma Grau, han reunido en las páginas de este libro alrededor de 80 testimonios, en su mayoría "de colonos de primera y segunda generación que llegaron con el mismo anhelo de "echar raíces y prosperar", han dicho. También han contado con otros testimonios clave, los de aquellos que trabajaron como funcionarios del Instituto Nacional de la Colonización o los primeros maestros, "unos y otros son protagonistas del movimiento migratorio más importante del siglo XX en España", como lo han calificado hoy. El libro se completa con alrededor de un centenar de fotografías antiguas procedentes de diferentes archivos públicos y de los álbumes familiares de los vecinos de La Cartuja junto a la actividad del pueblo este año captada por el fotógrafo Pablo Otín.

Miguel Gracia ha asistido también a la presentación del libro "La Cartuja de Monegros, 50 años echando raíces"

El asociacionismo en La Litera, embrión de la agroindustria

En Alcampell se han reunido casi 150 socios de la Cooperativa Agrícola de esta localidad para celebrar el 100 aniversario de esta entidad. "Hace un siglo ya, en una realidad bien diferente, se aprobó una ley, en 1906, que posibilitó la creación de los sindicatos agrarios y que atendía parte de las reivindicaciones del sector agrario con una serie de bonificaciones y exenciones que posibilitaron a este colectivo unirse como sindicato, sin cariz reivindicativo, pero con aspectos que, extrapolados a la actualidad, serían esas discriminaciones positivas a las que nos referimos permanentemente, fiscales y tributarias tan necesarias para el sector primario en el medio rural", ha recordado  Miguel Gracia, como ejemplo también de políticas concretas para asentar población.

Y es que la Cooperativa Agrícola de Alcampell es fruto del Sindicato Agrario que en 1918 se fundó en esta localidad de La Litera a consecuencia de la citada ley y que en 1942 se transformó en cooperativa agrícola, al albur de la normativa de la época franquista. Así, se ha hecho hincapié en los primeros años de andadura de ese Sindicato agrario, que junto a los de Albelda y Tamarite de Litera, fueron los primeros en fundarse en esta comarca. La lucha contra el analfabetismo y el amparo con recursos materiales y horas de enseñanza a aquellos niños que, por diferentes motivos,  no podían estudiar fue una de las acciones que caracterizó a ese Sindicato.

Miguel Gracia, que en el acto ha estado acompañado por el alcalde de Alcampell, Josep Antoni Chauvellel presidente de la Cooperativa, Ramón Brualla, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona,  se ha referido al papel que a comienzos del siglo XX desempeñaron esos sindicatos agrarios, así como el desarrollo posterior de otras fórmulas de asociacionismo en La Litera, como las comunidades de regantes fruto de la llegada del agua a través del Canal de Aragón y Cataluña, y que entre todo este tejido asociativo se sentaron las bases de la agroindustria que hoy es referente de esta comarca literana.

En Alcampell, la jornada conmemorativa ha comenzado en la Casa de la Cultura con la exposición fotográfica que ilustra el siglo de vida de esta Cooperativa. A continuación, la actividad se ha centrado en el pabellón polideportivo, donde junto a los socios y representantes institucionales citados han participado también representantes del sector agrícola tanto de la parte aragonesa como de la ilerdense.

El presidente de la Federación de Cooperativas de Aragón, José Víctor Nogués, los presidentes de las cooperativas agrícolas colindantes: Tamarite de Litera, Albelda, las dos de Altorricón, Almenar y Almacellas, así como el presidente de la Federación de Cooperativas de Cataluña, Ramón Sarroca, representantes de la Dirección general de Alimentación, Calidad e Industrias Agroalimentarias de la Generalitat, el senador Marcelino Iglesias o el diputado autonómico, Fernando Sabés, entre otros.

Durante el almuerzo, se ha reconocido la labor realizada por los antiguos presidentes de esta cooperativa así como de trabajadores que por su dedicación, compromiso y entrega hoy se les ha reconocido su trabajo con una placa.