Los simuladores de rendimientos del ITACyL advierten de una cosecha similar a la promedio de los últimos 30 años en el trigo y superior en un 19% a esa media para la cebada

Alimentar a la población en el futuro implica superar una serie de retos a los que tenemos que ir dando respuestas.

Fecha: 04-Apr-2019

Tags: Cebada , trigo , cosecha

 Por un lado, se estima que la demanda global de alimentos aumentará en un 60% hacia el 2050 [1]. Al mismo tiempo, la cadena alimentaria se encuentra bajo presión debido a la limitación de recursos, la escasez de agua, la degradación de suelos, la pérdida de biodiversidad y los impactos del cambio climático. Si a eso le sumamos que más de un tercio de la comida que se produce en el mundo hoy en día se pierde o se desperdicia, podemos hacernos una idea de lo complicado de la situación.

Adicionalmente, nuestro sistema alimentario ha sufrido tremendas transformaciones durante el último siglo, provocando cambios en las preferencias dietéticas que han impactado de forma significativa en la salud de los consumidores (por ejemplo, aumentando de forma alarmante el número de enfermedades metabólicas y obesidad), así como en la disponibilidad de alimentos.

En este contexto, se hace necesario reforzar nuestra cadena alimentaria, desde la producción hasta el consumo, para incrementar la sostenibilidad en el sistema productivo, reduciendo las pérdidas en la cadena de suministro de alimentos y limitando los impactos medioambientales. Actualmente existen diversas iniciativas que persiguen la valorización de nuevas fuentes alimentarias con el fin de aumentar la competitividad, abordando el tema de sostenibilidad y proporcionando valor añadido. En esta línea, se están explorando los recursos marinos, no sólo por su abundancia, sino por constituir una...
Los simuladores de rendimientos del ITACyL advierten de una cosecha similar a la promedio de los últimos 30 años en el trigo y superior en un 19% a esa media para la cebada

Los primeros simuladores de rendimiento elaborados por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, apoyándose en la información ofrecida por la Agencia Estatal de Meteorología, AEMET, que destaca, en el informe publicado el 2 de abril, como las previsiones para el trigo se mantiene en la media de los últimos 30 años mientras que en el caso de la cebada ese dato se eleva un 19% frente a ese promedio.

Quizás uno de los datos que se puede destacar es que las precipitaciones en los últimos 30 días, desde el inicio de marzo, muestran como la media de precipitaciones han sido la mitad de la medida de las últimas tres décadas con lo que tiene de incidencia esto en estos cultivos.



Señalar, además, como ambos cultivos presentan un importante adelanto en su desarrollo vegetativo, especialmente en el caso de la cebada que cuenta con adelantos que superan en buena parte de la comunidad los 8 días, con amplias zonas en las que se superan los 12 días llegando incluso a los 22.
La evolución del rendimiento de la campaña está basado en la ejecución del modelo agronómico AquaCrop. Cada día se ejecuta este modelo en una malla regular de 2 km x 2 km distribuida en todo el territorio Castilla y León. Los datos climatológicos de entrada son los registrados hasta la fecha de ejecución y, hasta el final de campaña, los datos correspondientes a la serie histórica de los últimos 30 años.

El promedio del conjunto de resultados en cada punto de ejecución se compara con la producción media obtenida con la climatología de los últimos 30 años. Por lo tanto, los mapas muestran el porcentaje de rendimiento esperado por encima o por debajo de la media

TRIGO

Por lo que se refiere al trigo, se señala que se repiten los valores medios de los últimos 30 años, desde 1989. Señalar que a estas mismas fechas las previsiones, en 2018, eran del 92%, mientras que en 2017 era del 74% de esa media.

Si se tienen en cuenta los datos provinciales, señalar que cinco se encuentran por encima del promedio de esos últimos 30 años, Burgos donde se sitúa un 1% por encima de la media, León, Palencia y Segovia donde se supera en un 2%, ofreciendo los mejores datos Soria con un valor por encima de la media histórica del 11%
En el lado negativo, esta Valladolid con una merma del 1%, Salamanca donde los rendimientos son un 3% inferiores a los de la media de las tres últimas décadas; Zamora con una reducción del 6% y especialmente en Ávila donde la disminución es del 11%

CEBADA

En este cultivo, los primeros datos del ITACYL hablan de unos rendimientos para la campaña 2019 que podrían superar en un 19% la media de los últimos 30 años.

Todas las provincias están en positivo especialmente en el caso de Valladolid, Soria, Segovia y León que superan el promedio en un 25, 24, 23 y 20%

Palencia, Burgos y Zamora viven un ascenso del 17%, mientras que los datos más bajos los ofrecen Salamanca y Ávila con incrementos sobre el promedio de 15 y el 11%