Los hogares españoles aumentan el consumo de hortalizas pero bajan el de frutas

En el primer semestre el de hortalizas se ha incrementado un 3,1% , elevándose a 1.309 millones de kilos, destacando la subida del tomate, principal hortaliza consumida, con un 2,4% más y 277 millones de kilos, mientras que el de frutas ha caído en un -2’8 por ciento.

Fuente: Horto Info

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año los hogares españoles han aumentado el consumo de hortalizas, mientras que el de frutas ha descendido según los datos más recientes del Panel del Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Globalmente, el consumo de frutas y hortalizas frescas en los ha retrocedido un 1% respecto al mismo periodo del año anterior, totalizando 3.784 millones de kilos y el gasto ha avanzado un 2%, ascendiendo a 5.845 millones de euros.

El consumo de hortalizas en los hogares se ha incrementado un 3,1% , elevándose a 1.309 millones de kilos, destacando la subida del tomate, principal hortaliza consumida, con un 2,4% más y 277 millones de kilos y las cebollas, segunda hortaliza más consumida, con 1,5% más y 159 millones de kilos.

Las frutas y las patatas han sido las que han reflejado retrocesos en el volumen consumido en los hogares en el primer semestre del año, con un 2,8% menos en el caso de las  frutas y 2.010 millones de kilos y un 3% menos en el caso de la patata y 455 millones de kilos.  El consumo en el hogar de naranja, manzana, sandía, melón, kiwi, melocotón y albaricoque ha bajado, mientras que sube plátano, mandarina, pera y fresa.

En cuanto al gasto en los hogares en el primer semestre del año descendió en el caso de la patata, en un 7,1%, situándose en 337 millones de euros, y subió para  hortalizas, un 2,4%, totalizando 2.325 millones de euros y para frutas, un 3,2%, ascendiendo a 3.184 millones de euros.

Para FEPEX es preocupante la tendencia a la baja del consumo de frutas y hortalizas frescas en los hogares, a pesar de ser considerados los principales componentes de una dieta sana. Por ello, se considera prioritario reforzar la comunicación implicando a las distintas administraciones, principalmente del ámbito sanitario.