La semilla certificada aumenta la rentabilidad de los agricultores y garantiza la calidad y productividad del cereal

Esta semana se ha celebrado en Madrid la VI Jornada de Multiplicadores donde se abordó la situación del mercado de semilla de cereal en España.

Fecha: 29-Mar-2019

Fuente: Agrodigital

 El encuentro afianzó el objetivo de fortalecer la colaboración entre las industrias productoras de semillas, el sector obtentor y los representantes de los agricultores, cooperación que resulta imprescindible “para ofrecer a los agricultores las mejores semillas”.

Las diversas ponencias abordaron temas como la certificación del cereal en España o los métodos de control de insectos en el almacén. Tras ellas, se realizó una mesa redonda donde se mostró el potencial de la iniciativa “grano sostenible”, como herramienta clave para mejorar el sector de la semilla certificada, cuyo consumo ha aumentado un 7% durante los últimos 8 años. 

Antonio Villarroel, secretario General de ANOVE, recordó que “el uso de semillas certificadas garantiza mejores cosechas, asegurando la disminución de los costes del cultivo a través del control de las situaciones de sequía y de la resistencia a enfermedades y plagas “. Añadió que “es necesario seguir combatiendo la competencia desleal y agilizar el proceso de certificación y para conseguirlo el sector debe trabajar unido”.

Participaron en la Jornada como ponentes Antonio Villarroel (Secretario General de ANOVE), Javier Álvarez y Luis Fuentes (Técnicos de la Sección de Cereal de Geslive), Fernando Bagües (Presidente de APROSE), Jesús Cadahía (en representación de AEPLA), Marise Borja (en representación de IBMA), José Ramón Díaz (ASAJA), Antonio Catón (Cooperativas AgroAlimentarias de España) y David Erice (UPA). Como cierre de la jornada,  Víctor de Felipe del MAPA presentó el video que desde el ministerio han realizado sobre semilla certificada. La participación en este tipo de jornadas facilita la colaboración y comunicación entre los diferentes sectores y tiene como piedra angular al agricultor, que debe elegir la semilla certificada por convicción propia en base a la experiencia acreditada de calidad y eficacia.