La producción alimentaria se estanca

Crece una décima el mercado nacional y retroceden cuatro los exteriores

Fuente: Alimarket

La producción de la industria alimentaria se estancó durante 2018, cuando avanzó un 0,1% hasta rozar los 117.000 M€. Mauricio García de Quevedo, Director General de Fiab, avanza que pedirá al nuevo gobierno "un impulso para volver a crecer tanto en el mercado interno como en el exterior". Y es que en ambos frentes la industria se encontró con obstáculos para crecer durante el pasado año que parecen lejos de haberse disipado en estos primeros meses de 2019.El consumo interno avanzó un 1,6% en términos de valor (un punto más que el año previo), básicamente por subidas de precio y cambios en el mix de productos. Por el contrario, en volumen cayó dos décimas, que la industria achaca a razones meramente demográficas.

Evolución de la producción de la Industria de Alimentación y Bebidas. Fuente: Fiab

La producción alimentaria se estanca

En cuanto a los mercados exteriores, las exportaciones retrocedieron un 0,4% hasta el entorno de los 30.500 M€ (únicamente productos transformados, no incluyen las ventas al exterior de frutas y hortalizas). García de Quevedo apunta a dos grupos de razones de esta disminución, la primera que se produce desde que en 2009 comenzó el brillante ciclo exportador de la industria). Por un lado, la incertidumbre que se vive en los mercados exteriores, amenazados por una guerra comercial que está derivando en la adopción de medidas arancelarias por parte de algunos países (singularmente, Estados Unidos), el retraso en el cierre de los acuerdos de libre comercio y el Brexit. Por el otro, se observa una debilidad en la demanda de algunos de nuestros clientes tradicionales, como Francia, Italia, Países Bajos o Portugal. Además, coyunturalmente la economía china mostró signos de debilidad en 2018, que ya estarían superados.

En relación al Brexit, el presidente de Fiab asegura que la principal dificultad proviene de la incertidumbre, siendo difícil prever cuál será el escenario definitivo. "Las exportaciones a Reino Unido oscilan entre los 7.000 y 8.000 M€ anuales. Han crecido en 2018 y en los meses que llevamos de 2019 porque se está produciendo una cierta acaparación de producto, elevando los stocks ante la incertidumbre de cuál será el escenario definitivo".

Fernando Miranda, Secretario de Alimentación y Agricultura del MAPA ha incidido en las dificultades de adelantar planes de contingencia cuando no se sabe si el escenario definitivo mantendrá parte del statu quo actual o si Reino Unido pasará a convertirse en un "tercer país", con la aplicación inmediata de las regulaciones internacionales en materia de comercio. "El Reino Unido es deficitario en alimentación, en especial en capítulos como las frutas y hortalizas, el aceite de oliva o el vino. Y España es uno de los mercados más cercanos para abastecerse, por lo que podemos aspirar a seguir ocupando, al menos, la posición actual" aseguró.

La balanza comercial se mantuvo en términos parecidos a los del ejercicio anterior, ya que el comportamiento de las importaciones fue muy similar. El saldo comercial superó los 8.000 M€.

La producción alimentaria se estanca

Crece el número de empresas y el empleo

La ralentización en el crecimiento de la producción ha ido acompañada de la mejora de otros indicadores. En primer lugar, ha aumentado el número de empresas un 8%,

hasta superar las 31.000 compañías. El crecimiento se ha concentrado en los extremos: las compañías de menos de diez trabajadores han aumentado un 13,6%, que asciende hastra el 14,1% para las de más de 500 trabajadores.

También ha crecido el empleo, un 3% frente a 2017, nuevamente mejorando el comportamiento de la industria manufacturera y del conjunto de la economía. Y el Valor Añadido Bruto ha crecido un un 3,3%, lo que refleja la ganancia de productividad de la industria, gracias a la suma de factores como las inversiones y la mayor escala conseguida al aumentar las empresas de mayor tamaño.