Esperanza Orellana destaca el valor de la trashumancia en la conservación de los paisajes, el mantenimiento de las razas autóctonas y la fijación de la población rural

Resalta la importancia de la Red de vías pecuarias que, con 125.000 km de longitud cumplen un papel vital en la conectividad de los ecosistemas. Destaca la Estrategia para la Modernización y la Diversificación Rural, que pivota sobre actuaciones en favor de los jóvenes y las mujeres en el territorio rural. Incide en la labor de la Red Rural Nacional, que ha apostado siempre por la trashumancia, y que entre 2009 y 2014 amparó el Grupo de Trabajo de Trashumancia y ganadería extensiva

La directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal, Esperanza Orellana, ha puesto en valor el papel fundamental de la trashumancia en la conservación de los paisajes, en el mantenimiento de las razas autóctonas, algunas de ellas catalogadas en peligro de extinción, así como en la fijación de población en el medio rural y en la obtención de productos de excelente calidad. Una actividad ganadera de notable interés, ha resumido Orellana, que combina importantes valores socioeconómicos, ambientales y culturales.

La directora general que ha inaugurado hoy la Jornada “Trashumancia, medio ambiente y desarrollo rural sostenible” que, a iniciativa de la asociación Trashumancia y Naturaleza se ha celebrado hoy en la sede del Ministerio, ha recordado que el 20% del territorio español corresponde a pastos naturales que dependen de la ganadería extensiva y la trashumancia para su conservación, y son reconocidos como hábitat prioritarios para la Red Natura 2000.

También ha resaltado la importancia de la Red de vías pecuarias que, con 125.000 km de longitud cumplen un papel vital en la conectividad de los ecosistemas, al actuar como corredores naturales y ecológicos entre los pastos de invierno del sur y los puertos de montaña del norte.

VALORES DE LA TRASHUMANCIA

La directora general ha repasado en su intervención los principales beneficios que aporta la trashumancia. Así, en el ámbito socioeconómico ha destacado el carácter familiar de esta ganadería y su aprovechamiento productivo de terrenos que no son válidos para otras actividades. Una ganadería que cuenta con aproximadamente 1300 explotaciones de ovino-caprino, y algo más de 7100 explotaciones de vacuno que están registradas en esa categoría.

Desde el punto de vista de la conservación de los valores ambientales, Orellana ha incidido en la alta adaptación al medio de la ganadería trashumante, llegando a desempeñar funciones del ecosistema como la dispersión de semillas y otros aspectos como la fertilización que hace el pastoreo itinerante, evitando la erosión del suelo la prevención de incendios que realiza la ganadería extensiva en su conjunto y la trashumante en particular.

En cuanto a su relevancia cultural, Orellana ha recordado que la trashumancia fue reconocida en abril de este año, a través de su declaración como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial. Esta designación valoró su papel como patrimonio vivo que ha contribuido a conformar la identidad de muchos territorios, y ha originado un rico patrimonio cultural y etnográfico, reflejado en fiestas y tradiciones, en la toponimia, en la gastronomía.

APOYOS NACIONALES Y COMUNITARIOS

Para apoyar esta actividad, que constituye la de mayor importancia en muchos núcleos rurales de montaña, donde los condicionantes físicos limitan otro tipo de explotación agraria, la directora general ha recordado el enorme esfuerzo que se hizo desde este Ministerio para el mantenimiento, en el ámbito de la negociación de la actual PAC, de las ayudas asociadas a la ganadería. Una propuesta que se hizo, y se consensuó, a las CCAA para destinar el grueso de los fondos destinados a los pagos acoplados a la vaca nodriza, al ganado ovino y caprino. También en el caso del segundo pilar, es posible atender con apoyos específicos los modelos extensivos y trashumantes, por lo que muchas CCAA han previsto en sus Programas de Desarrollo Rural ayudas agroambientales con este fin.

En el ámbito nacional ha resaltado la Estrategia para la Modernización y la Diversificación Rural, que pivota sobre actuaciones en favor de los jóvenes y las mujeres en el territorio rural y, sobre todo, el Programa Nacional de Desarrollo Rural que busca apoyar actividades estratégicas cuyo ámbito de actuación supera el territorio de una sola Comunidad Autónoma.

Por otra parte y para dar respuesta combinada desde distintos ámbitos, la directora general ha subrayado el papel de la Red Rural Nacional, que ha apostado siempre por la trashumancia, y que entre 2009 y 2014 amparó el Grupo de Trabajo de Trashumancia y ganadería extensiva.

También ha destacado el Plan de Actuación Forestal que se está preparando, en base a la propuesta realizada por los representantes del sector forestal, unidos en torno a la iniciativa Juntos por los Bosques y en el que se proponen varias actuaciones específicas en relación a la ganadería extensiva.

Finalmente, y en el marco del apoyo a la trashumancia, Orellana se ha referido a la potenciación de los itinerarios ganaderos incluidos en la Red Nacional de Vías Pecuarias, como herramienta de impulso y recuperación de las actividades ganaderas extensivas.

A este respecto la directora general ha explicado que desde el Ministerio se potencia y financia la elaboración del estudio que está llevando a cabo la asociación Trashumancia y Naturaleza, cuyo objetivo será determinar la transitabilidad para rebaños trashumantes que puedan realizar el itinerario comprendido entre los puertos asturianos de Saliencia y Somiedo y la Comunidad de Madrid a través de las Vías Pecuarias de la Red Nacional.