Detectan en pimientos de Turquía un insecticida peligroso superando 245 veces su límite máximo

Los pimientos fueron destruidos por las autoridades de Bulgaria en su frontera con Turquía, evitándose con esta acción que llegasen a los lineales de los supermercados alemanes, país al que estaban destinados. Los pimientos contenían restos del insecticida pirimifos-metilo, del grupo de organofosforados, en una proporción de 2’456 miligramos por kilo, cuando su LMR está establecido en 0,01 miligramos/kilo. Entre otros problemas, la intoxicación por pirimifos-metilo puede llegar a ocasionar entrada en coma o incluso la muerte por fallo cardíaco o respiratorio

Fuente: HortoInfo

Las autoridades fronterizas de Bulgaria han procedido a la destrucción de una partida de pimientos procedentes de Turquía, por contener una excesiva cantidad de residuos de un peligroso insecticida, según ha podido saber Hortoinfo a través del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (Rapid Alert System for Food and Feed, RASFF).

Los pimientos turcos contenían un índice elevado de restos del pesticida Pirimifos-metilo superando en más de 245 veces su Límite Máximo de Residuos (LMR), un hecho que ha sido considerado como grave por el RASFF.

Los análisis detectaron la presencia del citado insecticida organofosforado en una proporción de 2’456 miligramos por kilo, cuando su LMR quedó establecido por la Unión Europea (UE) en el límite de detección analítica, es decir, 0’01 miligramos por kilo, lo que en la práctica lo convierte en una sustancia no autorizada.

La destrucción ha sido notificada por el RASFF con fecha 1 de diciembre, habiéndose realizado las analíticas el día 30 de noviembre. Con la destrucción de estos pimientos turcos se ha impedido su acceso a los lineales de los supermercados alemanes, país al que estaban destinados, evitándose de esta forma cualquier riesgo para los consumidores.

Pirimifos-metilo

El Pirimifos Metilo es un insecticida organofosforado fumigante, que controla insectos plaga por contacto, ingestión y acción fumigante.

La intoxicación por Pirimifos Metilo puede producir náuseas, vómitos, cefalea, excesiva mucosidad nasal y bucal, excesiva salivación, ojos llorosos, contractura de músculos faciales, calambres estomacales, diarrea, aumento de la transpiración, aumento del pulso, visión borrosa, descoordinación, confusión mental, trastornos síquicos, temblores, contracciones musculares, tos, dificultad respiratoria, debilidad muscular y/o convulsiones, entrada en coma o incluso la muerte por fallo cardíaco o respiratorio.