Desde Bruselas: La UE prohíbe en 2021 los plásticos de un solo uso

El Parlamento Europeo acaba de aprobar con amplia mayoría el acuerdo alcanzado con el Consejo de la UE. De este modo, en 2021 deberán desaparecer del mercado platos y cubiertos de plástico de un solo uso,como cucharas, tenedores, cuchillos y palillos; pajitas para beber; bastoncillos de algodón para los oídos;palitos de plástico para sostener globos, y plásticos oxodegradables (biodegradables), contenedores alimenticios y tazas de poliestireno.

Tags: plasticos , ue

Nuevos objetivos y mayor responsabilidad

En 2025, el 25% del plástico de las botellas tendrá que ser reciclado, y en 2030 lo será el 30%. Además, en 2029, los Estados comunitarios tendrán que recuperar el 90% de las botellas de plástico.

Por otra parte, se refuerza el principio de “quien contamina paga”, especialmente para el tabaco, ya que introduce una mayor responsabilidad para los productores. Los fabricantes estarán obligados a incluir en el etiquetado advertencias sobre el impacto medioambiental de los cigarrillos con filtros de plástico, de las tazas de plástico, de las toallitas húmedas y de las compresas higiénicas.

En el caso de las artes de pesca, que representan el 27% de la basura marina, la Comisión ha propuesto que los productores de artes de plástico sufraguen los costes de la recogida de residuos, los de su transporte y tratamiento. También tendrán que asumir los gastos de las medidas de sensibilización.

Según la eurodiputada belga del grupo ALDE Frédérique Ries, impulsora de la tramitación parlamentaria, la normativa “reducirá la factura de los daños medioambientales en 22.000 millones de euros”, y ha destacado la importancia de que Europa se haya dotado de una legislación para poner freno al problema de la contaminación marina.

Contexto

Nada menos que el 70% de todos los residuos marinos de Europa proceden de plásticos de usar y tirar y de artes de pesca. Con la nueva legislación se pretende encontrar otras alternativas. En el caso de objetos para los que no haya alternativas de fácil acceso, se procurará limitar su uso de diferentes formas: imponiendo un objetivo de reducción del consumo a nivel nacional; aplicando requisitos de diseño y etiquetado, e imponiendo obligaciones de gestión y limpieza de residuos a productores.

Las empresas obtendrán una ventaja competitiva con esta nueva normativa, que puede servir de impulso para desarrollar economías de escala y ser más competitivas en un mercado mundial de productos sostenibles. Gracias al establecimiento de sistemas de reutilización, las empresas se aseguran un suministro estable de material de calidad. En otros casos, el incentivo para buscar soluciones más sostenibles puede darles liderazgo tecnológico frente a sus competidores de todo el mundo.

Sector alimentario, partidario de la economía circular

Tanto los miembros de FoodDrinkEurope como los de la Federación Europea de Aguas Embotelladas y los de UNESDA-bebidas refrescantes de Europa, son partidarios de la economía circular y ya se han comprometido a colaborar con la industria del reciclaje para utilizar al menos un 25% de plástico PETreciclado en sus botellas de aquí a 2025.

También se han comprometido a aumentar las tasas de recolección de botellas de PET con sus tapas. Para lograr este propósito, los productores de bebidas requieren un suministro constante de material de calidad compatible con la calidad alimentaria. Por ello, se han mostrado preocupados de que el objetivo de recolección para 2025 se haya reducido al 77% y de que se alcance el 90% solo en 2029.

La ambición de la industria se ve por tanto reducida, mientras se establece un 25% de reciclado obligatorio para 2025 y un 30% para todas las botellas de bebidas para 2030. Desde el sector han pedido a la Comisión Europea que se encargue de las materias primas utilizadas para este tipo de productos, haciendo de ellas una prioridad en su nueva plataforma, la Alianza de Plásticos Circulares.

El ejecutivo europeo se puso en marcha hace ya cuatro años para afrontar el problema de las bolsas de plástico. Según Eurobarómetro, el 72% de los europeos afirma haber reducido el uso de este tipo de bolsas desde entonces. El foco ahora se pone en los diez productos de plástico de un solo uso que con más frecuencia se hallan en el mar y también en las artes de pesca. Juntos suponen el 70% de los residuos marinos en Europa.  Debido a su lento proceso de descomposición, el plástico se acumula en mares y playas, es ingerido por los animales y acaba llegando a nuestros platos.