Desarrollan una aperitivo con pistacho y alga espirulina

La empresa Green Beat Pistachos ha desarrollado un innovador eco-snack, que contiene pistacho (30%) y alga espirulina, una combinación novedosa en el mercado que, gracias a su alto contenido energético, está muy indicado como complemento en desayunos, meriendas y como aperitivo.

Fecha: 11-Apr-2019


Además de obtener un snack con un sabor inconfundible y muy crujiente, ofrece los beneficios de las propiedades del pistacho y del alga de agua espirulina. Esta variedad de agua dulce está considerada como un ‘superalimento’ y contiene vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila y una amplia gama de fitoquímicos.

Los propietarios.

Este eco-snack se ha desarrollado en el marco del proyecto europeo REInova, en el que participan la asociación Vitartis, el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) y la Cámara de Comercio de Valladolid, cuyo principal objetivo es ayudar a las microempresas y pymes del sector agroalimentario a desarrollar productos de alto valor añadido que puedan competir en los mercados internacionales.

Grean Beat Pistachos es una de las ocho empresas de Castilla y León que han intervenido en la fase de desarrollo de producto, que ha llevado a cabo el instituto Itacyl. Previamente, la empresa participó en los talleres de capacitación en innovación y de generación de ideas desarrollados por Vitartis.

Se trata de una empresa familiar con sede en Valladolid, dedicada al cultivo de pistacho ecológico, pionera en la utilización de sistemas tecnológicos aplicados a la agricultura de una forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente, que aplica los principios de la economía circular en todas las fases de gestión del producto.

Grean Beat Pistachos apuesta por cultivar, transformar y comercializar sus productos, lo que les permite ofrecer el mejor producto al consumidor, crear riqueza en su entorno y llegar de forma directa al mercado a un precio competitivo. Para ello, posee una plantación de 27 hectáreas en La Bóveda de Toro (Zamora), con unos 7.000 árboles; y obtiene la energía necesaria para el riego de sus cultivos con sistemas de energía solar fotovoltaica telegestionada. Cuenta con un sistema innovador de fertirrigación con inteligencia artificial para optimizar el uso del agua, energía y abonos orgánicos y disminución de la huella de carbono.

La Cámara de Comercio de Valladolid ha sido la entidad encargada de realizar el análisis de la situación de la empresa, de sus productos, de su posicionamiento en el mercado nacional y de su potencial de internacionalización.
REInova

REInova es un proyecto de cooperación transfronteriza entre Portugal y España para promover la innovación en las microempresas del sector agroalimentario en mercados externos. En total, en el marco del proyecto se van a desarrollar un total de 36 acciones piloto en otras tantas pymes alimentarias, desde la fase de generación de la idea de producto, hasta su desarrollo y presentación en mercados externos.

Cofinanciado por el programa Interreg Poctep, cuenta con la participación de un total de once entidades, pertenecientes a tres regiones portuguesas Leiria, Évora y Castelo Branco) y dos españolas: Castilla y León y Extremadura.

REiNOVA pretende minimizar las barreras culturales entre Portugal y España potenciando la innovación disruptiva, optimizando procesos y compartiendo conocimientos y mercados.

Vitartis cuenta con más de cien socios, que concentran el 40% de la facturación y del empleo de la industria agroalimentaria de Castilla y León, cuya actividad se desarrolla en los sectores lácteo, harinas y derivados, frutos secos, azucarero, café (productos solubles), vinos, legumbres y hortalizas, galletería, dietética, alimentos preparados y congelados, conservas (vegetales), cárnico, aditivos, hostelería y restauración, alimentación animal, así como en el sector agroganadero y biotecnología alimentaria. También forman parte de Vitartis las universidades y centros tecnológicos de la Comunidad, lo que convierte a la Asociación en un instrumento de impulso a la conexión entre el mundo de la ciencia y la empresa.