Cómo transformar los purines en energía limpia

Tal y como publica la Agencia Dicyt (http://www.dicyt.com/noticias/bacterias-purpuras-purican-y-transforman-residuos-de-granjas-porcinas-en-energia-limpia), el Instituto de Procesos Sostenibles (IPS) de la Universidad de Valladolid (UVa) ha desarrollado una tecnología* que, por primera vez, acopla dos procesos secuenciales:

  • El tratamiento de la puricación de gas biogás.
  • La digestión anaerobia de residuos ganaderos.

El objetivo de esta tecnología es transformar estos purines altamente contaminantes en un biogás de alta pureza denominado biometano.

Ya existen plantas industriales de digestión anaerobia para el tratamiento centralizado de purines, pero generalmente se encuentran alejadas de las explotaciones, lo que limita la viabilidad económica de esta estrategia de gestión. En este contexto, es necesario buscar una manera de instalar pequeñas plantas en las explotaciones y aprovechar el biogás producido en la propia explotación ganadera.

El Instituto de Procesos Sostenibles

El Instituto de Procesos Sostenibles (IPS) centra sus últimas investigaciones en la misma línea: el desarrollo de procesos biológicos de bajo coste y medioambientalmente sostenibles para convertir el biogás sucio en un biometano con calidad similar al gas natural.

Estos procesos están basados en biotecnologías que emplean una parte de la luz solar para llevar a cabo esa puricación y transformación del gas.

¿Qué son las bacterias púrpuras?

El microorganismo fotosintético empleado para esta transformación es una bacteria púrpura, capaz de captar la energía infrarroja del Sol y nutrirse con el fósforo, nitrógeno y materia orgánica presentes en los purines.

Estos organismos realizan una fotosíntesis anoxigénica con jación del CO y del H S. Este paso es el que permite obtener el subproducto deseado: un gas natural renovable y limpio que se puede inyectar directamente en la red de gas natural o usarse como combustible en automoción. El objetivo nal es mitigar la dependencia energética y posibles problemas de abastecimiento energético por cuestiones geopolíticas.

Antecedentes y próximos pasos

Este mismo grupo de investigación del IPS ha publicado recientemente un estudio con una tecnología mucho más madura en la que aplicaba el uso de microalgas para puricar el biogás producido a partir de aguas residuales. En esta ocasión, los microorganismos empleados fueron microalgas que aprovechan la luz visible del sol para efectuar la jación de CO y asimilación de nutrientes del agua residual.

Actualmente, la investigación se encuentra en una fase inicial de laboratorio y la intención del equipo de investigadores, encabezado por Raúl Muñoz, es seguir con la validación a escala en procesos en continuo. Para poder dar ese siguiente paso en el desarrollo de esta tecnología “se requiere nanciación externa”, arma Muñoz, ya que “es una investigación cara y que conlleva tiempo, aunque su desarrollo no es controlable solamente con parámetros económicos”