Análisis COAG PGE 2018 Ministerio de Agricultura

Las partidas destinadas a la modernización de regadíos, Plan Renove de maquinaría,sanidad agropecuaria y seguros agrarios consolidan los recortes acumulados en losúltimos años. Desaparece la ayuda acoplada a los frutos secos. - El 71% del presupuesto corresponde a fondos comunitarios que recibe España.

Fecha: 03-May-2018

Fuente: Uaga-Aragón

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera losPresupuestos Generales del Estado 2018 para el Ministerio de Agricultura “continuistas yclaramente insuficientes” para abordar los retos del sector en materia de agua, maquinariaagrícola, sanidad agropecuaria y riesgos climáticos. Así se desprende del Informe elaboradopor los Servicios Técnicos de COAG sobre el capítulo agrario del proyecto de PGE 2018. Elanálisis destaca especialmente que las partidas destinadas a la modernización de regadíos,Plan Renove de maquinaría agrícola, sanidad agropecuaria y seguros agrarios consolidan losrecortes acumulados en los últimos años, limitando cualquier avance en ese sentido.

A nivel de grandes cifras, el presupuesto consolidado del Ministerio de Agricultura, Pesca yAlimentación y Medio Ambiente para el ejercicio 2018 asciende a 9.649 millones € (+1,8%), delos que 6.855 millones € (71%) corresponden a transferencias agrícolas y pesqueras (FEAGA,FEADER, FEP, IFOP) a España desde la Unión Europea. En el examen detallado, el informede COAG pone el foco en los siguientes programas:

- Competitividad y calidad de la producción  y los mercados agrarios. La partida semantiene estable respecto a 2017. Este programa tiene el objetivo principal de mantener ymejorar la competitividad de las explotaciones agrarias en los mercados agrícolas y ganaderos.Por lo tanto, es un programa vinculado a la economía real.  En los últimos años se ha seguidoun proceso de desmantelamiento de las principales medidas de este programa: fomento de lainnovación tecnológica, frutos de cáscara, la ordenación de los sectores productivos, razasautóctonas en régimen extensivo, mejora de la productividad, calidad, etc.  Este año destaca la eliminación de la línea presupuestaria destinada a la mejora de los frutos de cáscara, aunque anteriormente el Ministerio ya había decidido no ejecutar los pagos correspondientes a otros ejercicios que sí estaban presupuestados. Resulta inaceptable y sorprendente que estaayuda, que ya estaba comprometida en la declaración de la PAC 2016 y 2017 y así la hansolicitado los agricultores, no llegue finalmente a los productores.

- Además, este año se publicará la segunda convocatoria del plan de renovación demaquinaria agrícola (RENOVE),dotada con una partida de 5 millones €, insuficiente para la demanda que se espera. Además,hay que tener en cuenta que las recientes modificaciones en la normativa de la PAC, en relación a la forma de aplicación de lospurines, prohibiendo el uso de sistemas de plato o abanico y cañones, han provocado preocupaciónentre los agricultores. Esta restricción conlleva la adaptación de la maquinaria actual, queentendemos deberá realizarse de forma escalonada, teniendo en cuenta aspectos como ladimensión de la explotación agraria y las características de la maquinaria existente.  Enmuchos casos es necesario cambiar el 90% de los equipos y esto supone una inversión muyimportante para los agricultores, con máquinas que pueden alcanzar un 40% más de coste quelos actuales sistemas de aplicación. Teniendo en cuenta lo anterior es imprescindible que entre las ayudas previstas se contemplecon carácter urgente la de un Plan Renove para este tipo de maquinaria, con una dotación presupuestaria adecuada, con el fin de facilitar al sector la adaptaciónrequerida.

- Competitividad  y  calidad  de  la  sanidad agraria. El programa de sanidad agraria sedota con 42 millones € (+1,17%). Las dotaciones para la sanidad de las producciones agrariassufrieron un importante recorte en los presupuestos en los ejercicios comprendidos entre 2010y 2015, que dejaron estas partidas por debajo del 30% de los recursos de los que disponíaninicialmente. Esta disminución puede ser muy preocupante en el caso de que haya que hacer frente a plagas virulentas ( caso de Xylella) o enfermedades de los animales, como ha ocurrido en muchas ocasiones: “lengua azul”,tuberculosis, brucelosis, etc...

- Gestión de recursos hídricos para el regadío. Este programa se estabiliza después dedisminuir de forma apreciable sus fondos en el pasado ejercicio. El capítulo de inversionesreales, que es el que principalmente articula este programa, recorta sus fondos un -2,9%. Además, los 6 millones que se dedican al epígrafe concreto de “consolidación y mejora de losregadíos existentes” resultan muy limitados para acometer una estrategia sería demodernización. Las 3,75 millones hectáreas de regadío, representan el 16% de la SuperficieAgraria útil y generan en torno al 60% de la producción final agrícola.

- Prevención  de  riesgos  en  las  producciones  agrarias. El presupuesto paraPrevisión de Riesgos en las Producciones Agrarias y Pesqueras asciende a 216,4 millones €(exactamente igual que en 2017),  aunque desde 2011 acumula una reducción del -23%.  Lasexperiencia nos dice que la una fuerte reducción de las subvenciones de 2012 y 2013 (más un50%, pasando las de ENESA de más de 300 M€ a 200 M€) produce una bajada de las primascontratadas, (que llegaron a bajar más de un 16% respecto en 2013 respecto a 2012).  Lacobertura del seguro agrario es la única opción para el agricultor y ganadero a la hora decompensar parte de las pérdidas por fenómenos climáticos adversos. Recortar los apoyos enesta línea es dejar a los productores al albur de los caprichos del clima.